#

Funiculares

Los dos funiculares de Montserrat están ubicados en el entorno del santuario de la Virgen.
 
Son los funiculares de Sant Joan y la Santa Cova, que fueron construidos en los años 1918 y 1929, respectivamente, con el objetivo de transportar a los peregrinos y visitantes hasta los lugares más emblemáticos de la montaña, como son la ermita de San Juan y la Santa Cueva donde, según la tradición, fue hallada la imagen de la Virgen de Montserrat.
Funicular de Sant Joan

Funicular de Sant Joan

 
Fruto de la ingeniería de finales del siglo XIX y principios del XX, permite superar en siete minutos una pendiente máxima del 65,5 % hasta 1.000 metros sobre el nivel del mar.
 
Ya en la cima, en el Pla de les Taràntules, se puede disfrutar de unas vistas incomparables sobre el monasterio, las comarcas de alrededor y los Pirineos. También pueden visitar el Aula de Naturaleza, en el edificio superior del funicular de Sant Joan, donde encontrarán información sobre la historia de la montaña, las características climáticas, la fauna y la flora.
Funicular de la Santa Cova

Funicular de la Santa Cova

 
Une el monasterio con el lugar en el que, según la leyenda, fue hallada la imagen de la Virgen de Montserrat. El funicular llega hasta la plaza donde empieza el Rosario monumental, el conjunto escultórico al aire libre más importante del modernismo catalán.
 
El funicular se inauguró en 1929, cuando finalizaron las obras de los monumentos del Rosario, y se consolidó la afluencia de peregrinos a la Santa Cova. Destruido durante el aguacero de junio de 2000, fue sustituido por el actual.